tomascastillo.com

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Déjame Intentarlo

E-mail Imprimir PDF
Oir el artículo

Déjame intentarlo.

La discapacidad: hacia una visión creativa de las limitaciones humanas.
Tomás Castillo Arenal
Edita: (NUEVO)
AMICA www.amica.es
Precio: 10 €
Pedidos a:  Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Este libro se estructura alrededor de unas cuantas ideas-vivencias que  nos ayudan a  percibirnos  de una manera diferente a la habitual.
El universo de la discapacidad como un mundo colindante, con fronteras móviles, como nuestro territorio. Primera idea: la dicotomía nosotros-ellos. Nosotros, los no discapacitados, de verdad, ¿es así?. 

El autor, que además de dirigir la Asociación Amica participó activamente en la CIF  ( Clasificación Internacional del Funcionamiento, Discapacidad y Salud,  de la Organización Mundial de la Salud),  nos propone una serie de reflexiones para que repensemos nuestra identidad  con otros supuestos.

Existe un recorrido que va  desde la discapacidad como desgracia y situación vergonzante para las familias afectadas, hasta  la doble moral de sentir compasión por las personas con discapacidad y al mismo tiempo “mantener cierta distancia para evitar mezclarse” (p. 11). En la actualidad podemos constatar cómo, de una parte, son visibles, se las reconoce,  han aflorado socialmente, y  de otra, se las margina en instituciones especiales. Paradójicamente deben integrarse lo más posible a la sociedad a la que pertenecen  -y que ha “normalizando” su existencia-  pero  en calidad  de ciudadanos de segunda... como a los indígenas americanos a quienes  los teólogos españoles definieron como  criaturas de Dios, pero menores de edad, o sea, dependientes.

Si tuviésemos en cuenta     “...lo mucho de « normal»  que hay en todos los seres humanos, lo pequeño de las diferencias comparado con la enormidad de lo que compartimos.” (p.15)  veríamos las posibilidades y las capacidades de cada persona. Y eso a su vez nos permitiría  quitar barreras y tomar conciencia de que son las limitaciones sociales las que producen  en gran medida la conciencia de la discapacidad.

Mediante un decálogo, Castillo Arenal introduce a los lectores  en una nueva y necesaria manera de mirar el mundo de la discapacidad.

Desde una  perspectiva diferente a la que el prejuicio social nos ha enseñado, nos descubrimos más cercanos  y parecidos a las personas con discapacidad.  Porque todos nosotros nos insertamos en el permanente continuum de las capacidades-discapacidades. Desde el bebé imposibilitado para bastarse a sí mismo, pasando por el logro de muchas habilidades para la subsistencia (pero no de todas a las que podríamos aspirar) hasta la ancianidad, nuestra vida es una constante transformación de adquisición y pérdida (y también de pérdida y adquisición).
Vivir es sinónimo de crecer: nuestra  fuerza física,  psicológica  y moral   está en permanente transformación.  Del niño de ayer al anciano de hoy  “La capacidad que algún día hemos adquirido tiene como vertiente inexorable su pérdida , que es la discapacidad.” (p.22).
Es en este continuum  que el autor propone encuadrar  a las discapacidades que nos ocurren pero que, en absoluto somos.

La perspectiva apreciativa que subyace a esta mirada positiva sobre la discapacidad/capacidad nos abre al trabajo y a la apuesta por la persona, en lugar de recalcar y profundizar en los déficits y carencias.  Una visión clasificadora (por trastornos, enfermedades, tipologías, etc.) reduce y empobrece la relación: quien “ayuda” da por supuestos los límites del ayudado, quien es “ayudado” también. Y ambos  se comportan según un guión preestablecido.

La profecía autocumplida puede estancar el crecimiento o puede estimularlo. Si partimos de la creencia de que la discapacidad produce poca productividad es posible que releguemos a las personas a tareas repetitivas y monótonas que a cualquiera  desalentarían  : “Si invertimos en una máquina adecuada que haga las tareas monótonas, y la persona está apoyada por el trabajo de la máquina, comprobaremos que su puesto de trabajo sí es rentable” (p.49)

Un libro novedoso que nos ayuda en la construcción de nuestra  identidad . Su lectura nos permite una mirada comprensiva sobre el nosotros -necesariamente cambiante- que estamos siendo: “No hay desgracia alguna en que seamos diferentes en la diversidad. De hecho nadie es igual, nuestra genética se ocupa de crear millones de variables para que seamos distintos y distintas.

¿Por qué? Quizá por un empeño de la naturaleza en que prevalezca la individualidad y la diversidad.” (p.108)

Compártelo en tus redes sociales favoritas

Déjame Intentarlo

Sígueme

S¡gueme en Facebook

Radio

RADIOAMICATOMAS.jpg

Vídeo destacado

Agenda de Tomás Castillo

EstÁs aquÍ

¡ATENCIÓN!, Utilizamos algunas cookies para mejorar su navegación y su experiencia en esta página. Para saber más a cerca de las cookies que usamos y como eliminarlas, lea nuestra nuestra: Política de privacidad.

SI, acepto las cookies de este sitio.

EU Cookie Directive Module Information