tomascastillo.com

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Avanzar activamente en la edad

E-mail Imprimir PDF
Oir el artículo

juventud_vejez.jpg

Boletín de AMICA nº 73; Editorial

Estamos celebrando el Año Europeo del Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional. Un motivo interesante para hacer algunas consideraciones sobre este fenómeno que es nuevo en la historia de la humanidad: los mayores son un sector de población muy importante, ya la quinta parte de la población tiene más de 65 años. Algunos lo plantean como el problema de envejecimiento en los países desarrollados. Es un gran error de visión.

Los mayores, lejos de ser un problema, son una enorme oportunidad para la sociedad. Nunca se había conocido generaciones de personas de edad con tanta experiencia y una salud mayoritariamente buena. Los jóvenes son el futuro, pero no hay futuro sin las personas de edad. Es en gran medida gracias a ellas, a su trabajo y saber hacer, por lo que hemos llegado al bienestar que disfrutamos. Son generaciones que supieron salir de un conflicto fratricida, compartir la pobreza en épocas de absoluta carencia, reconciliarse para lograr la convivencia, aprendiendo que el otro por ser diferente no se convierte en enemigo.

Los jóvenes necesitan saber que para llegar hasta aquí ha sido necesario poner en práctica valores como el esfuerzo, la capacidad de sacrificio, el compartir lo poco que se tiene, el respeto a los demás, la honradez… Sin valores no se puede construir una sociedad, no hay convivencia pacífica, ni respeto a la reglas, ni esfuerzo colectivo por el bien común; solo hay individualismo, el sálvese quien pueda, la especulación que altera el valor de las cosas…

Necesitamos aprender de nuestros mayores cómo han hecho tanto con tan pocos medios, cómo salieron de una gran pobreza, cómo alcanzaron acuerdos de convivencia, consensos, donde antes hubo solo enfrentamiento. Estamos avanzando mucho en el conocimiento técnico, pero menos en la sabiduría que nos aporta las claves de nuestra existencia individual y colectiva.

Vivimos muy poco tiempo para entender qué ha pasado aquí en tantos miles de años de historia. Es como si tratásemos de comprender una película viendo solo los dos segundos finales. Solo encadenando nuestra experiencia de vivir entre generaciones podemos aprender esas claves que necesitamos para entender el sentido de nuestra existencia, de cómo disfrutar de lo que la vida nos ofrece o a superar situaciones complicadas como las actuales. Precisamos de esa sabiduría de la que los mayores son portadores. Sería un desastre perderla.

Quizás no es adecuada la palabra envejecer. Creo que está mal utilizada porque los seres humanos no envejecemos, como personas maduramos, crecemos de otra manera con el avance de la edad. Lo viejo es aplicable a las cosas porque van perdiendo utilidad, o porque corresponde a otra época. Nuestros mayores son necesarios, útiles, y sus valores muy actuales. La vejez siempre ha sido vista como una fase de declive, lo que nos ha llevado a un grave error, al no valorar lo que la edad puede aportar: experiencia, sabiduría, serenidad, audacia para no cometer los mismos errores.

Es cierto que aparecen más enfermedades, que la discapacidad se hace presente en nuestra vida con el avance de los años, pero hoy sabemos que el grado de salud puede depender en gran medida de nosotros, de los hábitos de alimentación, del ejercicio físico diario, de mantener nuestra mente activa, (aprendiendo, memorizando), de relacionarnos con los demás, de participar en iniciativas sociales, comunitarias, deportivas… La vida activa, produce bienestar, hace que la dependencia aparezca más tarde y en menor grado.

 Hasta hace poco, parecía que estas eran recomendaciones para las personas que se iban jubilando. Hoy sabemos que son hábitos necesarios desde edades tempranas porque nuestro organismo comienza a perder algunas facultades antes de los treinta años, y su evolución va a depender en gran medida de nuestros hábitos, de la vida activa que realicemos. En gran medida nuestro futuro se escribe con el estilo de vida que nos propongamos y realicemos.

Pero también nuestros niños y jóvenes necesitan aprender de los mayores que la salud no es un regalo que nos da la vida, sino el resultado de cuidarnos, de alimentarnos sin exceso, y que el ejercicio diario debe formar parte de lo que hacemos tan habitualmente como alimentarnos o dormir.

En realidad todos avanzamos en la edad, vamos en el mismo tren, unos en los vagones de delante y otros más atrás. Lo importante es aprender a disfrutar de cada etapa de la vida, sacándole partido a lo que nos ofrece, y en eso los mayores y las personas con discapacidad son los expertos de quienes podemos aprender. Fomentar las relaciones intergeneracionales es la base para describir juntos las claves de la aventura de vivir.

En Amica apostamos por tender puentes para realizar actividades conjuntas entre distintas generaciones, por escuchar a los mayores, propiciar su participación, incluso cuando la discapacidad se hace presente, porque nuestra misión es apoyar a las limitaciones de las personas en cada etapa de su vida, también en la edad avanzada.

 

 

Compártelo en tus redes sociales favoritas

Avanzar activamente en la edad

Sígueme

S¡gueme en Facebook

Radio

RADIOAMICATOMAS.jpg

Vídeo destacado

Agenda de Tomás Castillo

EstÁs aquÍ

¡ATENCIÓN!, Utilizamos algunas cookies para mejorar su navegación y su experiencia en esta página. Para saber más a cerca de las cookies que usamos y como eliminarlas, lea nuestra nuestra: Política de privacidad.

SI, acepto las cookies de este sitio.

EU Cookie Directive Module Information